Diario SUR, Domingo, 19 de diciembre de 2004

 

 

CAMPO DE GIBRALTAR ALGECIRAS

 

La belleza del error calculado

 

La fotogalería UFCA expone las obras de la artista alemana Stefanie Schneider

 

SANDRA BALVÍN/ALGECIRAS




Untitled (Alaska), 2001 

 


Stefanie Schneider vive a caballo entre Madrid y Los Ángeles. Ha expuesto su obra en diversos puntos de Europa y de Estados Unidos. Cada una de sus fotografías encierra un laborioso proceso de escaneado en alta resolución, cuyo resultado prescinde de una alta calidad fotográfica para obtener una obra plástica.

 

La autora no pudo estar presente en la inauguración, ya que se encontraba montando otra exposición en Madrid, pero aseguró que en enero visitará Algeciras, donde intercambiará opiniones con los responsables de UFCA. Su presidente, Galán, terminó durante el acto los últimos detalles para que la artista alemana pudiera asistir en directo, a través de la webcam instalada en UFCA, a la inauguración de la muestra. DICEN los entendidos que lo bello y la perfección no siempre tienen que caminar de la mano. Hay incluso quienes avanzan un paso más en sus afirmaciones y sostienen que la imperfección proporciona a la belleza gestos que resultarían inalcanzables sin un pequeĖo margen de error

Esto es lo que sucede con las fotografías de Stefanie Schneider que forman la exposición inaugurada ayer en la fotogalería de UFCA. En la era de las cámaras digitales, la autora alemana se ha decantado por el uso de cargas de Polaroid caducadas. El resultado son fotografías aparentemente quemadas, con unas tonalidades que recuerdas los recodos de la memoria visitados con frecuencia. Un total de 30 imágenes componen la muestra, aunque, con propiedad, los trabajos reunidos son 11, ya que algunos de ellos están compuestos por series que desafían al espectador.

 

Desiertos y espejismos

 

Las series de seis o doce fotos y la calidad de imagen escogida por la fotógrafa forman una composición en movimiento. Obras como 'Gestures' o 'Alaska' aparecen como viejas películas de Super 8, recuperadas una y otra vez tratando de recuperar momentos perdidos. ņQuién no se ha preguntado «qué habría pasado sí» viendo antiguos retratos o antiguas filmaciones.

'Gestures' muestra una sucesión de rostros de la misma persona oteando un horizonte lejano, ofreciendo una estampa que, con seguridad, se presume inolvidable para algún tercero. 'Alaska' se convierte en un territorio en el que conviven dos personas que tratan de recordar y un mar perdido en el tiempo. Como punto de referencia, una lavandería. El resto de la historia se desarrolla dentro de la imaginación de cada espectador. 'Planes' es una continuación de la gran capacidad narrativa de Schneider. Los aviones mostrados en las seis imágenes utilizan los mismos recursos retóricos que las otras dos obras múltiples exhibidas. En este caso, la cuestión está en decidir si las evoluciones del avión retratado desembocan en final feliz o en catástrofe. Uno de los mayores encantos de la artista radica precisamente en la capacidad de involucrar al espectador, que se convierte en participante activo en la elaboración de la historia. Los grandes espacios y los lugares áridos son dos de los motivos recurrentes en los trabajos de Schneider. La artista retrata desiertos físicos y desiertos humanos. En ambos casos siempre se intuye la búsqueda de un espejismo o el atisbo de algún oasis perdido. La pérdida, en las obras de Schneider, no es el final. El hurgar en la memoria se convierte en un desafío para encontrar algo hermoso. Al igual que las cargas de Polaroid que utiliza, las sensaciones pueden estar caducadas, pero los resultados son indudablemente hermosos.